Cuando el Gallo Canta

No nos vayamos “por la tangente” | Reflexión

Mi padre ha leído en un periódico que fumar provoca cáncer y, por eso, ha decidido dejar de leer el periódico.

Un chiste para comenzar como en ciertas ocasiones nos vamos “por la tangente“, en este fragmento del libro “El horizonte está cerca” de Hector Muñoz entenderemos un poco más como es que evadimos los problemas y que hacer al respecto.

No hay cosa mejor que la recta: línea directa entre dos puntos. No hay cosa mejor que enfrentar los problemas, después de un buen diagnóstico de los mismos: sólo así podrá programarse una buena terapia.

Está probado que fumar provoca cáncer, pero… un fumador dirá que le calma los nervios.

La obesidad es un mal para el sistema circulatorio, pero… ” yéndose por la tangente “, un gordito afirmará que es mejor ser gordo y simpático, y no un flaco avinagrado… ¡como si gordura y buen humor fueran de la mano, y flacura y tristeza fueran socias inseparables!

Sin lugar a dudas, no afrontar los problemas ahí donde ellos nacen, es una linda fuga, lo mismo que la del avestruz que mete su cabeza bajo tierra y dice: -¡No hay problemas!

Huir de las dificultades porque estas puedan herirme, es huir de la vida, vida que tiene muchos momentos dolorosos. A veces es dulce… A veces, agria… Las más de las veces, agridulce. Pero es la única vida que tengo, aunque no me guste el limón.

Escaparme de la vida conduce a que no viva la vida, tal cual ella es. Si así fuere… ¿qué vida vivo?

¡Cuántos talentos desperdiciados por aquellos que no se atrevieron a vivir, con todo el riesgo que tiene vivir! Es más fácil dormir la siesta que estudiar Medicina, porque me pueden aplazar en los exámenes. Es verdad… Pero no conocí a algún médico que se haya recibido después de seis años en cama.

Es más fácil ser esclavo que hombre libre. La libertad es riesgosa. Puedo equivocarme. Tengo miedo. Tengo dudas. Sufro la soledad. Soy débil… Todo esto es inherente a la vida de quienes hemos nacido para ser libres. Pero el esclavo jamás llegará a la Tierra prometida, aunque reconozco que el desierto me hace temblar: fue hecho para los capaces de aventuras.

Es más fácil callarme la boca y no corregir a nadie, porque si corrijo, el que recibe mi corrección puede enojarse, tomarlo a mal, no hablarme más… Sí… es cierto. Pero la verdad es la que nos hace libres y ofrece la posibilidad de que el equivocado corrija su conducta. Ese tipo de silencio es como el silencio de los cementerios, el silencio de los que ya no viven.

El riesgo de vivir y obrar es equivocarme, tener problemas y, posiblemente, el alejamiento de algunas personas que no soportan la verdad, porque esta es, con frecuencia, dura.

No nos escapemos por la tangente, buscando diagonales que alejan de la vida. La recta sigue siendo la línea más corta entre dos puntos.

 

“El horizonte está cerca”
Hector Muñoz

También te podría interesar leer “El presente está sucediendo”

Si te ha gustado dale like y comparte. No olvides suscribirte para recibir noticias en tu mail sobre nuevas entradas

About 
Entusiasta de la vida, geek y desarrollador de tecnologías web